El silencio de la Musa

veinte-poemas-3Recientemente he leído en el excelente y muy recomendable blog de poesía de Elena Memba, un poema titulado “Bajo tu oxígeno” en el que aparece una alusión a “el silencio de alguien que amaba Neruda”…

Imagino que Elena estaba pensando en el “Poema Quince” del extraordinario libro “Veinte poemas de amor y una canción desesperada” que Pablo Neruda escribió en sus años de juventud. Los versos en cuestión son los siguientes:

Me gustas cuando callas porque estás como ausente,
y me oyes desde lejos, y mi voz no te toca.
Parece que los ojos se te hubieran volado
y parece que un beso te cerrara la boca.

Como todas las cosas están llenas de mi alma
emerges de las cosas, llena del alma mía.
Mariposa de sueño, te pareces a mi alma,
y te pareces a la palabra melancolía.

Me gustas cuando callas y estás como distante.
Y estás como quejándote, mariposa en arrullo.
Y me oyes desde lejos, y mi voz no te alcanza:
déjame que me calle con el silencio tuyo.

Déjame que te hable también con tu silencio
claro como una lámpara, simple como un anillo.
Eres como la noche, callada y constelada.
Tu silencio es de estrella, tan lejano y sencillo.

Me gustas cuando callas porque estás como ausente.
Distante y dolorosa como si hubieras muerto.
Una palabra entonces, una sonrisa bastan.
Y estoy alegre, alegre de que no sea cierto.

veinte-poemas-1Sin ninguna duda se trata de un poema cautivador, tanto por su belleza como por su sencillez, y resulta difícil sustraerse a la curiosidad que suscita la identidad de la responsable de ese (citando de nuevo a Elena Memba) “silencio que amaba Neruda”.

Indagando sobre las “Musas” nerudianas descubrí que tras el “Veinte poemas…” no hay una, sino tres, aunque, ciertamente, la más peculiar del terceto fue la del “Poema quince” ya que nunca llegó a enterarse del todo de los hermosos frutos literarios que alentó en Pablo Neruda.

Su nombre era Albertina Rosa Azócar y se trataba de una bella señorita cuyos encantos captaron la atención del poeta cuando éste se instaló en Santiago de Chile para iniciar sus estudios universitarios.

Aunque el fervoroso poeta consiguió satisfacer sus deseos amorosos, nunca logró cautivarla con sus artes literarias. De hecho, Albertina no se sentía atraída por la literatura. Por este motivo, cuando los amigos de la universidad se juntaban, la muchacha  no solía participar demasiado en las conversaciones, más bien acostumbraba a permanecer callada, como si estuviera aislada en una especie de burbuja de silencio que a Neruda, tal y como se desprende del poema, le resultaba enigmática y desesperante.

veinte-poemas-2Con el tiempo, el “Veinte poemas…” ha acabado siendo uno de los libros de poesía más difundidos de la historia de la literatura y, gracias a él, Pablo Neruda ha alcanzado fama universal. Más de cuatro décadas después de su publicación, con motivo de un homenaje póstumo al chileno, un periodista consiguió localizar a la discreta Albertina y le preguntó por el sentimiento que le producía saberse la protagonista de algunos de los más bellos versos de amor del poeta. El carácter de la Musa parecía no haber cambiado con el tiempo porque, poniendo cara de sorpresa, se limitó a responder que, aunque le sonaba que Pablo le había escrito algún poema, no se acordaba de cuál.

Desde luego, la naturaleza de las Musas puede llegar a ser de lo más intrigante, ya que, tal y como demuestra el ejemplo del “Poema quince”, incluso puede darse la paradoja de que no manifiesten el menor interés ante las obras que Ellas mismas inspiran.

Acerca de Augusto

Amante de la música, el cine y las letras.
Esta entrada fue publicada en Literatura, Poesía, Relatos y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s