Pequeños grandes relatos y otras micrologías V

Trufas“Motivo literario” 

Le escribió tantos versos, cuentos, canciones y hasta novelas que una noche, al buscar con ardor su cuerpo tibio, no encontró más que una hoja de papel entre las sábanas.

Mónica Lavín, “Retazos”, 1996.

“Carta del enamorado”

Hay novelas que aun sin ser largas no logran comenzar de verdad hasta la página 50 o la 60. A algunas vidas les sucede lo mismo. Por eso no me he matado antes, señor juez.

Juan José Millás.

“Obsesiones”

Soñé que me besaban: era solo el latido de tu nombre que esa noche se durmió entre mis labios.

Alba Omil, “Con ritmo de jazz”, 1998.

Acerca de Augusto

Amante de la música, el cine y las letras.
Esta entrada fue publicada en Literatura, Relatos y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Pequeños grandes relatos y otras micrologías V

  1. Los primeros dos son tristisimos, sobre todo el primero, donde el objeto de deseo es deshecho por los propios esfuerzos por tenerlo. Ironía a parte, claro.

    Le gusta a 1 persona

  2. Alicia dijo:

    Me gusta mucho leer estas micrologías porque me sorprendren “en corto”, que tan pocas palabras esbocen tan bien una historia, o que describan tan bien y con tanta brevedad momentos intensos que en una novela requerirían páginas enteras. Gracias!

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s