El hombre que se convirtió en Bruce Lee tras beberse tres botellas de pacharán (y IV)

Bruce 4La agilidad del salto que inesperadamente dio y con el que se colocó frente a la ventana del dormitorio le habría parecido a Amador imposible tan solo un día antes, pero no ahora, ahora era Bruce, es decir, ahora sabía que siempre había sido Bruce, y para Bruce, dar saltos felinos formaba parte de sus rutinas cotidianas.

Al abrir la persiana recibió el poderoso puñetazo de la limpia luz de la mañana y retrocedió un par de pasos en actitud de defensa. Sin embargo, ningún enemigo podía vencerle, así que tapándose a medias el rostro con el antebrazo, se asomó al exterior y, alzando desafiante el puño en dirección al Gran Ojo de Fuego, más ampliamente conocido como sol, gritó: ¡te encontraré Maestro!

En la calle, el berrido de Amador no llamó demasiado la atención. Las gentes del barrio estaban curadas de espantos y, quien más y quien menos, ya disponía de suficientes cosas raras en su vida como para interesarse por las de los demás.

Sí que hubo un perro, aparentemente sin dueño, que dejó de husmear en una farola y empezó a mover el rabo predispuesto para la acción.

Y también se pusieron en alerta los miembros de la comisión del juzgado, que, por cierto, no eran del barrio, aunque más que por el desafiante brazo – a fin de cuentas nunca eran bien recibidos -, por el absurdo grito que había acompañado su aparición por la ventana. Así que, durante un rato, optaron por quedarse quietos frente al portal, contemplando la escena con cara de desconcierto y postergando por unos minutos, solo unos minutos, el momento en que tendrían que entregarle al dueño de aquel puño furioso la orden de deshaucio que traían consigo.

Acerca de Augusto

Amante de la música, el cine y las letras.
Esta entrada fue publicada en Literatura, Relatos y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a El hombre que se convirtió en Bruce Lee tras beberse tres botellas de pacharán (y IV)

  1. Jajajajajajajaja. Qué final.
    Me gustó! Espero leerte más cuentos así en el futuro cercano.
    Un abrazo, Augusto.

    Le gusta a 1 persona

  2. Un final inesperado y realista que sorprende al lector. Enhorabuena.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s